Juego responsable

El Juego Responsable consiste en la elección racional y sensata de las opciones de juego, que tenga en cuenta la situación y circunstancias personales del jugador, impidiendo que el juego se pueda convertir en un problema. El Juego Responsable implica una decisión informada y educada por parte de los consumidores con el único objetivo del entretenimiento, la distracción y en el cual el valor de lo jugado no supera nunca lo que el individuo se puede permitir.

El jugador responsable:

1. El jugador responsable juega para divertirse y entretenerse, no para ganar dinero. Sabe que puede tener suerte y ganar, pero que también puede perder.

2. Jugar responsablemente significa tomar decisiones basadas en hechos, manteniendo el control sobre el tiempo y el dinero que quiere gastar.

3. Jugando responsablemente, hace que la actividad del juego sea una experiencia agradable, divertida, sin riesgo de daño a sí mismo, familia y/o amigos.

Como jugar con responsabilidad:

1. Juega por diversión, no por dinero o para evadir problemas.

2. No persigas o intentes recuperar las pérdidas.

3. Juega para divertirte, disfruta al ganar pero considera que también puedes perder.

4. No pidas dinero prestado para jugar.

5. Juega solo el dinero que hayas decidido destinar a la diversión. No utilices nunca el dinero que destines habitualmente a sus gastos fijos.

6. En tiempo de crisis emocional disminuye el autocontrol: evita jugar en esos momentos.

7. No permitas que el juego afecte a tus relaciones con la familia y amigos.

8. Establece un límite de tiempo y de dinero para jugar.

9. El único juego medido es el juego divertido.